sábado, julio 2, 2022

Vuelven a llamar a una enfermedad como «sólo de homosexuales», ahora la viruela del mono

A raíz de la reciente -y alarmante- propagación de la viruela del mono en los países europeos y africanos, mucho se ha hablado al respecto. Principalmente se cuestiona si tiene una estrecha relación con la homosexualidad, esto dicen los expertos.

Desde que el 7 de abril se confirmó el primer contagio de ‘viruela del mono’, mucho se ha especulado al respecto (esto debido a que aún no se tiene mucha información sobre el virus). Algunos ya se preguntan si representa el inicio de una nueva pandemia por la rapidez de contagios e índices de mortalidad.

El virus del mono, que provoca un tipo de viruela con el mismo nombre, se descubrió a inicios de los años 50’s; sin embargo, fue hasta 2016 y 2017 que se registraron más de 100 contagios en las regiones norte de África. Hoy en día ha resurgido la alarma de propagación en Europa, y se teme que pueda tener un alto -y renovado- índice de mortalidad.

viruela del mono
El virus de la viruela del mono ha alarmado a todo el mundo por su rápida propagación. l Foto: ASVIRTUAL

¿La viruela del mono es exclusiva de los hombres homosexuales?

Dado el resurgimiento de los contagios por la viruela del mono, muchas personas han tratado de encontrar un patrón o una causa certera entre los contagios. Pero con la necesidad de encontrar respuestas, algunos han caído en estigmas y hasta falsedades.

Denominándola como la «viruela gay», algunas personas han dicho temer de este nuevo virus y han estigmatizado al grupo homosexual por ser los causantes y propagadores de la viruela. Tomando como base ‘fake news’ y estudios no comprobados, se ha mencionado que las primeras personas que presentaron síntomas, se trataban de hombres homosexuales.

Con relación a lo anterior, muchos especialistas han recalcado que es falso e incluso peligroso realizar este tipo de declaraciones. «Se trata de una relación falsa porque puede afectar a todos por igual, hombres, mujeres y de diferentes orientaciones sexuales; y peligrosa porque estigmatiza a un colectivo y puede hacer que el resto baje la guardia» mencionó el vicepresidente de la Asociación Española de Epidemiología, Óscar Zurriaga.

Incluso comentó que emitir este tipo de juicios es malo porque estigma a las personas y propicia ambientes de discriminación. Además que recordó que ya se han desmentido este tipo de teorías en las que se cree que alguna enfermedad sólo le corresponde a grupos con determinada orientación sexual; tal como fue el caso del VIH en los años 80’s.

Comparan a la viruela del mono con el SIDA

Durante las primeras décadas del siglo pasado se creía que el VIH, el virus causante del SIDA, correspondía solo a contagios por y entre homosexuales.

Al principio, cuando todavía no había mucha información, se pensó que era una enfermedad que solo afectaba a las personas homosexuales y eso ayudó a bajar la alerta en la población, por lo que los contagios aumentaron exponencialmente y hubo una gran cantidad de personas que contrajeron el virus de la inmunodeficiencia humana y/o perdieron la vida.

Posteriormente se comprobó que este virus si bien podía contagiarse por medio de fluidos corporales, no se trataba de una enfermedad homosexual, sino que cualquier persona que tuviera contacto con otra portadora, podía ser susceptible a infectarse.

En relación a la comparación de la viruela del mono con el virus de la inmunodeficiencia humana o VIH, la ONUSIDA (entidad de las Naciones Unidas que lidera el esfuerzo mundial para acabar con el sida como salud pública) ha determinado que esta nueva enfermedad no tiene un mecanismo de transmisión sexual y no se puede determinar entonces como una ETS.

Por su parte la organización ha expresado su preocupación por el hecho de que algunos informes y comentarios públicos sobre la viruela del mono han utilizado un lenguaje e imágenes, en particular representaciones de personas LGBTI y africanas, que refuerzan los estereotipos homofóbicos y racistas y exacerban el estigma.

Una parte importante de los casos se ha identificado entre homosexuales, bisexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, y algunos casos se han identificado a través de las clínicas de salud sexual, «más es solo una coincidencia, no una causa», mencionan.

La viruela del mono no es una ETS

La viruela del mono se transmite a los seres humanos a través del contacto estrecho con una persona o animal infectado, o con material contaminado con el virus. Puede producirse por contacto directo con la sangre, los fluidos corporales o las lesiones cutáneas o mucosas de animales infectados.

Se transmite “a partir de contactos con fluidos corporales”, pero se puede contagiar ante “cualquier relación sexual sin que tenga que ser homosexual”. Es decir, no existe una probabilidad mayor en función del sexo u orientación sexual de la persona.

 

¿Qué es la viruela del mono?

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud, la viruela del mono es causada por el virus del mismo nombre, un miembro de la familia de la viruela.

«La viruela del mono es una zoonosis -aquellas enfermedades que se transmiten de animales a seres humanos- del tipo selvática, con infecciones humanas incidentales, generalmente ocurren esporádicamente en zonas boscosas de África central y occidental«, dijo este miércoles en conferencia de prensa el asesor en Prevención y Control de Enfermedades de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el epidemiólogo Enrique Pérez.

Si bien la viruela y la pandemia que se generó con la propagación del virus se erradicó con el surgimiento de las vacunas, en gran parte de Europa y África ya se han registrado numerosos casos de contagio de esta variación de la enfermedad.


Te podría interesar: 

Países a los que puedes viajar sin visa, sin cuarentena y sin certificado de vacunación

El virus que afecta a los niños: No es Covid-19

Valeria Munive
Valeria Munive
Sociología en Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

Relacionado

Información al momento

193,375SeguidoresMe gusta
23,709SeguidoresSeguir
7,590SuscriptoresSuscribirte

Últimas notas