lunes, mayo 23, 2022

El futuro que Putin robó a Rusia

El presidente ruso Vladimir Putin ha tomado su elección. Ha traído la guerra a Ucrania. Este es un momento decisivo para Europa. Por primera vez desde las guerras de los Balcanes de la década de 1990, que se limitaron al área de la Yugoslavia en desintegración, el continente se enfrenta una vez más a bombardeos de ciudades y legiones de tanques rodantes. Pero esta vez, es una superpotencia nuclear la que inició la lucha.

Al ordenar una invasión, Putin está mostrando un descarado desprecio por los tratados internacionales y el derecho de las naciones. No ha habido un evento comparable en Europa desde la era de Hitler. Según las últimas declaraciones de Putin, Ucrania no tiene derecho a existir como Estado soberano, aunque sea miembro de las Naciones Unidas, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa y el Consejo de Europa; y aunque la propia Rusia (bajo Boris Yeltsin) ha reconocido la independencia del país.

El argumento de Vladimir Putin es que Ucrania pertenece a Rusia | Foto: Pexels
El argumento de Vladimir Putin es que Ucrania pertenece a Rusia | Foto: Pexels

Putin ahora afirma que Ucrania es una parte inseparable de Rusia. Lo que sea que piense la mayoría de los ucranianos es irrelevante para él; la grandeza de Rusia y su posición internacional son lo único que le importa. Pero no se equivoquen: Putin quiere más que sólo a Ucrania. Su guerra se trata de todo el sistema europeo, que descansa sobre todo en la inviolabilidad de las fronteras. Al tratar de volver a dibujar el mapa por la fuerza, espera revertir el proyecto europeo y restablecer a Rusia como la potencia preeminente, al menos en Europa del Este. Las humillaciones de la década de 1990 deben ser borradas, con Rusia una vez más convirtiéndose en una potencia global, a la par de Estados Unidos y China.

Según Putin, Ucrania no tiene tradición de Estado y se ha convertido en una mera herramienta del expansionismo estadounidense y de la OTAN, lo que representa una amenaza para la seguridad de Rusia. En un extraño discurso el día antes de que sus tropas cruzaran la frontera, Putin incluso llegó a afirmar que Ucrania está tratando de adquirir armas nucleares. De hecho, cuando la Unión Soviética colapsó, a principios de la década de 1990, Ucrania –hogar del tercer arsenal nuclear más grande del mundo en ese momento– entregó sus armas nucleares a Rusia con el apoyo diplomático activo del “malvado” EE.UU.

Ucrania lo hizo porque había recibido “garantías” de su integridad territorial, como consta en el Memorándum de Budapest sobre Garantías de Seguridad del 5 de diciembre de 1994. Ese documento fue firmado por las potencias garantes: Estados Unidos, Reino Unido y Rusia, junto con Ucrania, Bielorrusia y Kazajstán (los dos últimos renunciaron a los arsenales nucleares más pequeños que habían heredado de la URSS).

Frente a los hechos históricos, las declaraciones de Putin no tienen sentido. Su propósito principal, claramente, es dar a su propia población una justificación para invadir Ucrania. Putin sabe que si a los rusos comunes se les diera a elegir entre una guerra para dominar Europa del Este y una vida mejor y más próspera en casa, preferirían lo último. Como tantas veces en la historia de Rusia, los gobernantes están robando el futuro de la gente del país.

El ascenso de Rusia al poder mundial en los siglos XIX y XX resultó en numerosas tragedias no solo para los vecinos que subyugó y absorbió gradualmente, sino también para su propio pueblo. Los líderes actuales de China, en particular, deben tener en cuenta esta historia, considerando que la Rusia imperial se apoderó de más territorio de China que de cualquier otra nación.

De lo que Putin no parece darse cuenta es que la política de larga data de Rusia de dominar a los pueblos extranjeros en su esfera de influencia hace que otros países se concentren en cómo escapar de la prisión geopolítica del Kremlin en la primera oportunidad, asegurando la protección de la OTAN. La expansión hacia el este de la alianza después de 1989 da fe de esta dinámica. Ucrania quiere unirse a la OTAN no porque la OTAN tenga la intención de atacar a Rusia, sino porque Rusia demostró cada vez más su intención de atacar a Ucrania. Y ahora lo tiene.

Vale la pena recordar que en la década de 1990, la propaganda rusa acusó a Occidente de albergar todo tipo de planes malvados. Ninguno de estos complots se realizó en ese momento, cuando Rusia estaba caída, porque nunca existió tal esquema occidental. Las acusaciones eran una tontería alarmista.

El proyecto imperial ruso siempre se ha caracterizado por una mezcla de pobreza interna, opresión brutal, paranoia florida y aspiraciones de poder mundial. Y, sin embargo, ha demostrado ser excepcionalmente resistente a la modernización, no solo bajo los zares y luego bajo Lenin y Stalin, sino también bajo Putin.

Simplemente basta comparar la economía de Rusia con la de China. Ambos son sistemas autoritarios, pero los ingresos per cápita chinos han crecido considerablemente mientras que los niveles de vida rusos han ido en declive. En términos históricos, Putin está retrocediendo a Rusia hacia el siglo XIX, en busca de la grandeza pasada, mientras que China avanza para convertirse en la superpotencia definitoria del siglo XXI. Si bien China ha logrado una modernización económica y tecnológica sin precedentes, Putin ha estado invirtiendo los ingresos de la exportación de energía de Rusia en el ejército, una vez más engañando al pueblo ruso con su futuro. Ucrania ha tratado de escapar a este ciclo interminable de pobreza, opresión y ambición imperial con su orientación cada vez más pronunciada hacia Europa. Una democracia liberal al estilo europeo que funcione bien en Ucrania pondría en peligro el gobierno autoritario de Putin. El pueblo ruso se preguntaría a sí mismo y a sus líderes: “¿Por qué nosotros no?” Putin no tendría una buena respuesta que darles, y él lo sabe. Por eso Rusia está hoy en Ucrania.

 

 

Te puede interesar:

¿Unirá Putin a Europa?

JOSCHKA FISCHER
JOSCHKA FISCHER
Joschka Fischer, ministro de Relaciones Exteriores de Alemania y vicecanciller de 1998 a 2005, fue líder del Partido Verde alemán durante casi 20 años.

Relacionado

Información al momento

193,375SeguidoresMe gusta
33,697SeguidoresSeguir
6,670SuscriptoresSuscribirte

Últimas notas