viernes, septiembre 17, 2021

Nueve lugares para acampar en el Estado de México

Mientras termina poco a poco la temporada de lluvias, surge nuevamente la opción de realizar actividades al aire libre.

Si deseas conocer lugares en los que puedas tener contacto con la naturaleza, te damos nueve opciones en el Estado de México que han sido diseñadas para que puedas pasar una noche acampando en lugares seguros.

1. Tepotzotlán

Uno de los lugares más bellos de la entidad es Tepotzotlán, nombrado Pueblo Mágico en 2002, que cuenta con un gran legado cultural, variedad de actividades de turismo de aventura para entrar en contacto con la naturaleza, espacios que evocan la época virreinal, además de una gastronomía tradicional única y la belleza arquitectónica ancestral de los Arcos del Sitio.

Como parte de la variedad en lo que a aventura se refiere, este municipio cuenta con la Presa de la Concepción, lugar ideal que forma parte del Parque Estatal Sierra de Tepotzotlán, que cuenta con un muelle de contemplación, asadores, juegos infantiles y alberca donde se pueden realizar actividades deportivas como senderismo, camping y pesca.

También en este espacio se puede disfrutar de la naturaleza, ofrece actividades como senderismo, campismo, caminatas, cabalgatas y ciclismo de montaña, además de explorar el bosque y contemplar la fauna y flora de la región.

En los Arcos del Sitio, el acueducto más alto de América Latina, hay un parque ecoturístico, donde se pueden practicar actividades como senderismo y bicicleta de montaña, cuenta con un circuito de tirolesas y puentes colgantes, alberca, palapa, asadores, renta de caballos, estacionamiento, zona para acampar, viveros, bellos miradores y locales de antojitos  mexicanos.

Tepotzotlán tiene un parque ecoturístico en el que puedes acampar. Foto: Secretaría de Turismo.

2. Coatepec de las harinas

Coatepec  Harinas es una localidad que posee grandes atractivos naturales, culturales, históricos y religiosos, que identifican a la región y por los cuales fue categorizado en 2011 como Pueblo con Encanto, siendo uno de los 22 con los que cuenta el Estado de México.

Su peculiar nombre Coatepec proviene del náhuatl “coauhtl”, que significa serpiente, y “tepetl”, cerro, es decir que es el Cerro de las serpientes, y fue en 1825 que se le agregó el nombre de Harinas por la producción harinera de gran calidad por la que era reconocido, pero sobre todo para no ser confundido con otros pueblos.

Está rodeado de diferentes bellezas naturales y arquitectónicas que ofrecen diversidad de opciones turísticas como la Junta de los Ríos que, como lo indica su nombre es un sitio donde se unen los ríos del municipio, producto de los escurrimientos del Nevado de Toluca, dando la oportunidad de tomar un baño o acampar rodeado de naturaleza.

Para los amantes del deporte extremo, no pueden dejar de visitar San José El Salto, espléndido paraje natural con una caída de agua de aproximadamente 40 metros de altura, donde además se aprecian formaciones rocosas.

Coatepec Harinas cuenta con una Unidad de Manejo y Aprovechamiento Sustentable de Vida Silvestre, la cual prioriza la conservación del lobo gris mexicano y del venado cola blanca, refugiando ejemplares y ayudando a su reproducción

Coatepec de las Harinas es un destino poco conocido pero que ofrece grandes bellezas naturales. Foto: Gobierno del Estado de México.

3. La Marquesa

Uno de los sitios recreativos más visitados del país es, sin duda, el Parque Nacional Miguel Hidalgo y Costilla, mejor conocido como La Marquesa, situado en una de las regiones más altas del Estado de México, a casi 3 mil metros de altitud.

Este parque, ubicado a sólo 30 minutos de Toluca y de la Ciudad de México, debe su nombre oficial al célebre insurgente, por la importante victoria que obtuvo en este lugar, en la famosa batalla del Monte de las Cruces.

La Marquesa cuenta con bosques de coníferas, como cedros, encinos y oyameles, que llenan con su aroma los distintos valles y parajes, consintiendo a quienes lo visitan para comer y divertirse, o bien, a los que acuden para acampar y escalar sus desafiantes picachos y farallones.

En los numerosos valles que alberga, como el Valle del Silencio, el de Salazar, las Monjas, del Conejo y de la Amistad, entre otros, es posible realizar actividades de aventura, como lanzarse en tirolesa, correr en cuatrimoto y sentir la adrenalina a bordo de los go-carts.

Para los que prefieren algo más tranquilo, en La Marquesa es posible dar un agradable paseo a caballo, remar, jugar a la pelota, volar un papalote o disfrutar de sus atractivos paisajes y del clima frío que predomina a lo largo de casi todo el año, pues la temperatura media oscila entre los 10 y 12 grados, aunque en invierno puede bajar hasta los cero grados.

La Marquesa, que abarca los municipios de Ocoyoacac, Lerma y Huixquilucan, goza de la preferencia tanto de los capitalinos como de los habitantes del Estado de México, pues, además de los atractivos ya descritos, es escenario de diversas actividades especiales.

La marquesa es un parque natural que abarca tres municipios y ofrece campamentos seguros. Foto: Gobierno de México.

4. Valle de Bravo

Este lugar se ubica a una hora de la capital mexiquense, y es uno de los destinos favoritos para turistas nacionales y extranjeros, por su clima cálido y amigable con el medio ambiente, el calor y amabilidad de su gente.

Destaca por la oferta turística para los amantes de la aventura, por lo que ofrece un vuelo en parapente y Ala Delta. También hay diversión para los amantes del agua, con atracciones como el esquí acuático y velero.

De igual forma, se puede practicar senderismo, escalada, rapel o viajes en motocicleta por los maravillosos senderos, así como la cascada “Velo de Novia”.

La amplia gama de servicios turísticos como hoteles, restaurantes y turoperadores lo colocan en un lugar excepcional para el disfrute turístico.

Valle de Bravo, Estado de México | Secretaría de Turismo | Gobierno | gob.mx

5. Villa del Carbón

Este municipio fue fundado por indígenas otomís que, con el paso del tiempo, se dedicaron a la extracción de carbón vegetal, su principal actividad económica.

Actualmente, su economía se basa en el turismo, Villa del Carbón es el destino perfecto para los amantes de la naturaleza, pues ofrece aire puro, rodeado de montañas, bosques y presas que facilitan las actividades del ecoturismo.

Uno de sus principales atractivos es la Presa Taxhimay, misma que alberga en el fondo el extinto poblado de San Luis de las Peras, que quedó sumergido el 6 de junio de 1935. En la actualidad ofrece paseos en lancha hasta llegar a las cúpulas de las iglesias que yacen en el fondo.

En la Presa El Llano, hay actividades como pesca deportiva y canotaje, senderismo y paseos a caballo, además de que permite acampar en sus espacios abiertos u hospedaje en sus cabañas.

Villa del Carbón es un sitio tranquilo e ideal para toda la familia. En la Plaza Hidalgo los visitantes pueden disfrutar de una rica nieve, conocer el Palacio Municipal, el quiosco o visitar la parroquia de Nuestra Señora de la Peña de Francia.

Secretaría de Cultura y Turismo

6. Ixtapan de la Sal

Pero si lo que el viajero busca es relajación, Ixtapan de la Sal es, sin duda, sinónimo de descanso y salud, gracias a sus aguas termales, clima cálido y rutas para recorrer en bicicleta.

Si tienes ganas de descansar y darle un respiro a tu cuerpo, la opción para consentirte está en el Estado de México. El pueblo mágico Ixtapan de la Sal es famoso por sus aguas termales y balnearios únicos.

Algunos visitantes reportan beneficios adicionales en su salud, como estimular el sistema inmunitario, mejora las defensas contra las enfermedades bacterianas,  aumenta la producción de endorfinas y regula las funciones glandulares.  Además, mejora la circulación sanguínea, abre los poros de la piel y oxigena el cerebro.

Científicamente no se han probado los efectos curativos que las aguas termales tienen en la salud, pero algo que todos los visitantes afirman es el delicioso efecto relajante que sienten después de sumergirse en  aguas a más de 35 grados celsius.

En Ixtapan de la sal puedes ver los efectos por ti mismo en algunos de los balnearios de la Ciudad.

Este pueblo es famoso por sus aguas termales y los enormes balnearios que son únicos en el país.Uno de los más antiguos y representativos del pueblo es el Balneario Municipal.

7.El Oro

A dos hora y media de la CDMX, en el territorio del EdoMex, se encuentra el Pueblo Mágico de El Oro, un lugar que tiene mucha historia que contar.

Es un lugar con pasado minero que a partir del 2011 fue declarado Pueblo Mágico. Durante el siglo XVIII se fundó y creció gracias a la explotación de sus minas representativas como La Esperanza, El Consuelo y La Providencia.

Visitar este lugar suena muy atractivo ya que conserva una estación de trenes, inaugurada hace 130 años. También se puede encontrar el Museo de la Minería, que preserva la maquinaria que se usaba y se cuenta la historia del poblado a través de fotografías.

Y no puede faltar el asistir al Centro Artesanal, donde se puede comprar todo tipo de objetos locales como cerámica de barro cocido, tejidos de lana, canastos, entre otras cosas.

Cabe mencionar que estos sólo son algunos lugares atractivos que se deben visitar en el viaj e que se realice al Pueblo Mágico El Oro.

8. Malinalco

Significa “lugar donde se adora a Malinalxóchitl”, diosa mexica responsable de la hechicería y otras artes oscuras y  hermana de Huitzilopochtli.

Si te interesa visitar un destino en el que puedas tener contacto con la naturaleza, aquí podrás realizar desde una caminata en el bosque, hasta un paseo por las montañas.

Para los amantes de la aventura, en Malinalco hay varios operadores turísticos que ofrecen tours, rappel, escalada, paseos en bicicleta o a caballo.

Además hay varias opciones para alojarte, desde hoteles hasta cabañas y campamentos.

No importa si es dentro del agua, en el aire o sobre la tierra, este Pueblo Mágico siempre tiene algún atractivo por descubrir y disfrutar.

9. Bosque Esmeralda

El Bosque Esmeralda es parte de la Reserva de la Biosfera los Volcanes, decretada por la UNESCO en el 2010, además se encuentra en la zona de influencia del Parque Nacional Izta-Popo Zoquiapan, que se considera como una de las áreas protegidas más antiguas de México.

El bosque que alberga el santuario de las luciérnagas está conformado por árboles de pino y encino, a una altura de 2 mil 640 metros sobre el nivel del mar. Se estima que es habitado por 260 mil luciérnagas por hectárea.

El clima es semifrío a frío, por eso se aconseja ir bien abrigados, con calzado y ropa adecuada, además de que también permite el ingreso con mascotas.

En el parque eco-turístico de 96 hectáreas también se encuentra el centro oriental del eje neo volcánico transversal. Puedes ver de cerca el Popocatépetl uno de los más impresionantes volcanes activos del planeta; y un bosque con una gran variedad de especies del flora y de fauna.

Secretaría de Cultura y Turismo

También te puede interesar:

Danae Valdés
Escribo notas e historias de la ciudad | Estudié Letras en la UNAM y luego Periodismo de Investigación en CIDE e Ibero | Antes: Ciencia UNAM y El Universal.

Relacionado

Información al momento

114,286FansMe gusta
7,434SeguidoresSeguir

Últimas notas