domingo, noviembre 28, 2021

5 lecciones que nos deja la explosión de gas en la Benito Juárez

La mañana de este lunes 16 de agosto, una explosión por acumulación de gas en un edificio de la colonia Xoco, alcaldía Benito Juárez, dejó un saldo de más de 20 heridos y una persona fallecida.

Hasta ahora, se han identificado daños en más de 60 departamentos y una evacuación de 300 personas. Cifras del gobierno capitalino indican que diariamente se atienden 30 incidentes por fuga de gas en la CDMX. Casi todas pudieron haberse prevenido.

La explosión de gas en la alcaldía Benito Juárez es un recordatorio de que el riesgo de que ocurra una situación así existe y que, de hecho, es muy alto. Esta tragedia ya dejó un muerto y varias lecciones que deberían ser aprendidas en cada hogar o condominio, no solo de la CDMX, sino del país y el mundo. A continuación las explicamos.

5 lecciones que nos deja la explosión de gas en la Benito Juárez 2
Más de 60 departamentos resultaron dañados en la explosión de la colonia Xoco. Foto: Heroico Cuerpo de Bomberos de la CDMX.

Lecciones que deja la explosión de gas en la Benito Juárez

El error humano siempre es el mayor riesgo

Dentro de esta lección se engloban muchas situaciones en las que el error humano es de los principales factores de riesgo de explosión por gas LP.

El último reporte de la Comisión Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) señala que entre 2010 y 2020 se han reportado más de mil 400 explosiones de gas LP en México.

De ese total, más del 40% fueron causados por una mala instalación y errores humanos en general. Estos últimos pueden ir desde una mala manipulación del producto por parte de las empresas y sus trabajadores; o un uso inadecuado y falta de mantenimiento por parte de los consumidores.

La Ciudad de México, el Edomex y el Gobierno Federal cuentan con guías muy ilustrativas sobre cómo prevenir este tipo de accidentes. Una de ellas la puedes consultar aquí.

5 lecciones que nos deja la explosión de gas en la Benito Juárez 3
En los últimos 10 años, la mayoría de accidentes relacionados con gas LP ocurrieron en zonas urbanas. Foto: Conapred.

Las instalaciones de gas deben renovarse, al menos, cada cinco años 

Una instalación de gas LP casera o de condominio, independientemente si es por cilindro o tanque estacionario, debe ser revisada por un experto al menos una vez al año y renovar piezas cada cinco, como mínimo. 

Protección Civil de la CDMX menciona en una de sus guías que un tanque estacionario no debe superar los 10 años de vida útil y que las válvulas de los medidores deben ser reemplazadas, casi de manera obligatoria, cada cinco años. 

Las piezas que componen una instalación de gas LP están sometidas a la presión que el propio producto genera, además de que, en la mayoría de los casos, están expuestas completamente a la intemperie. Esto ocasiona que los materiales se deterioren y pierdan resistencia.

Tener una instalación con el mantenimiento adecuado y con piezas funcionando correctamente reduce al máximo las probabilidades de una fuga. 

Si no sabes cuáles son las piezas que componen una instalación de gas o cuáles son las que deben remplazarse periódicamente, aquí hay un manual de Protección Civil para consultar.

5 lecciones que nos deja la explosión de gas en la Benito Juárez 4
El gas LP produce inconsciencia al cuerpo humano. Foto: Protección Civil CDMX.

Si en tu casa usan tanques de gas del tipo cilindro, no los aceptes si tienen un mal estado y tampoco los dañes más

De acuerdo con cifras oficiales, la mayoría de los incidentes por fuga de gas en México se dan en cilindros o tanques portables. 

Un censo elaborado en 2015 señaló que en el país circulaban más de 24 millones de cilindros de gas, de los cuales el 40% ya no estaban en buenas condiciones.

Como consumidor, no dudes en revisar siempre el estado físico de los tanques que compras y si no te convence, puedes y debes exigir al vendedor que te lo cambie por uno en mejores condiciones.

Algunas de las razones por las que debes rechazar un tanque o cilindro en mal estado son:

  • Fugas.
  • Daños en la válvula.
  • Corrosión.
  • Golpes o abolladuras.
  • Reparaciones improvisadas (soldaduras).
  • Base deforme o corroída.
  • Sin el cuello protector de la válvula.
  • Maneral roto (para cerrar/abrir la válvula) o sin él.

Hay que recordar que los tanques de gas portables son reutilizados una y otra vez. Constantemente son manipulados, reparados, reetiquetados y rellenados durante un ciclo promedio de 10 años.

Evitar que estén completamente expuestos a la intemperie ayuda muchísimo a su conservación. No se trata de tenerlos dentro del hogar, pero sí en un patio o azotea al aire libre con alguna lona o techo que evite que se moje con la lluvia o que reciba directamente los rayos del Sol.

Es un hecho que el clima ocasiona corrosiones y oxidación en el metal del tanque; además de que tenerlo constátente expuesto a las altas temperaturas no es para nada lo más adecuado.

No recibas tanques de gas en mal estado. Foto: Pixabay.

¿Ya revisaste la estufa y el boiler?

Así como se revisa que las llaves del agua están cerradas o si la puerta tiene llave, antes de dormir es necesario checar que la estufa y el boiler o calentador estén completamente apagados.

Este hábito ayuda a prevenir fugas de gas y, por tanto, accidentes más graves. Las instalaciones de gas inician con el tanque, válvulas, reguladores, mangueras o tubos, conexiones y terminan con las llaves de las estufas y calentadores.

Gran parte de las fugas de gas provienen de los quemadores de la estufa o de los calentadores. Muchos de estos aparatos son mecánicos, por lo que necesitan de una acción humana para iniciar y detener el flujo de gas LP.

En un hogar con niños es doblemente recomendable tener electrodomésticos con seguros infantiles y revisarlos constantemente para cerciorarse de que están apagados.

Ya hay muchas maneras de detectar una fuga

El gas LP no tiene un olor o color particular. Por ley, se le agrega una sustancia llamada etyl mercaptano  para hacerlo perceptible al olfato humano y así detectar una fuga.

Pero también hay disponibles una gran cantidad de detectores de fugas de gas electrónicos que se activan y emiten una alerta cuando hay riesgo.

Se pueden adquirir en supermercados, tiendas de electrónica, ferreterías y hasta en tiendas en línea como Amazon o Mercado Libre.

Algunos de estos dispositivos, además de medir la acumulación de gas en un inmueble, pueden detectar también humo y servir como alarma contra incendios.

Prevenir una explosión de gas es sencillo. Los materiales de orientación existen y los costos de las partes de una instalación no son muy caros, comparados con el tiempo de uso que se les da.

Las claves están en el buen manejo de los productos, el mantenimiento y la constante revisión de los aparatos de gas. De esta manera, se evitan accidentes como el ocurrido en la alcaldía Benito Juárez.

Lee también

Ivan Cruz
Comunicación UNAM | Información de lo que sucede en el Valle de México. Las historias que vienen y van, en un formato multimedia. ¿Tienes una historia que merece ser contada? Escríbeme a [email protected]

Relacionado

Información al momento

141,800FansMe gusta
7,676SeguidoresSeguir
4,090SuscriptoresSuscribirte

Últimas notas