viernes, agosto 12, 2022

El peligroso descenso de Estados Unidos hacia la violencia

NUEVA YORK – Los tiroteos masivos que perturban regularmente la vida estadounidense no deben verse simplemente como actos aleatorios. Reflejan un constante desmoronamiento de la autoridad soberana del estado. La soberanía, como pretensión última de la autoridad, insiste en al menos dos preceptos: la indivisibilidad y el monopolio del ejercicio legítimo de la fuerza. Solo el estado, a través de su poder policial, puede usar la violencia en defensa del estado (ya sea de un ataque extranjero o del terrorismo y la criminalidad internos).

La pérdida de fe en el poder de la policía estatal es peligrosa, sobre todo porque invita a la autosuficiencia en respuesta a la percepción de inseguridad o injusticia. Cuando ya no se confía en el estado para brindar seguridad y justicia, para preservar el tejido de la sociedad, la autosuficiencia representa un rival potencial para la soberanía del estado.

Históricamente, el surgimiento de movimientos políticos fascistas se ha asociado con un surgimiento paralelo de milicias privadas: los Camisas Negras de Mussolini, los Camisas Pardas de Hitler, los Camisas Verdes brasileñas y los Camisas Azules del líder fascista irlandés Eoin O’Duffy.

En los Estados Unidos hoy en día, los actos aislados de terror doméstico coexisten con formas más organizadas de violencia. Entre la insurrección del 6 de enero de 2021 en el Capitolio de los EE. UU., el aumento de las ventas de armas a un público ya saturado de armas y el crecimiento y la normalización de las organizaciones y milicias políticas de extrema derecha , hay amplia evidencia de un colapso acelerado de creencia compartida en la soberanía estatal.

Las teorías de conspiración del “estado profundo” derechista y las mentiras del Partido Republicano sobre el fraude electoral reflejan un propósito común: desafiar la legitimidad del estado. A medida que ese desafío se propaga a través de los medios tradicionales y sociales, las fuentes de violencia no estatales se vuelven cada vez más aceptables. La violencia es simultáneamente condenada y romantizada. Nuevamente, este es un patrón familiar en el ascenso del fascismo.

La violencia generalizada se refuerza a sí misma. Demuestra que la antigua soberanía está muerta o agonizante y, por lo tanto, ya no es capaz de preservar la indivisibilidad del poder soberano o mantener su monopolio sobre el uso legítimo de la fuerza. De esa premisa, se deduce que una contrafuerza viable debe entrar en la refriega. Como dijo Donald Trump el 6 de enero: “Si no luchas como el demonio, ya no tendrás un país”.

Inundar el mercado con armas, como inundar el mercado de ideas con «mierda» (como ha defendido el exasesor de Trump, Steve Bannon ), amplifica la inestabilidad social. A medida que crecen la confusión y el miedo, las fuerzas de la reacción ganan fuerza. Es posible que aquellos que tienen miedo no estén dispuestos a ejercer la violencia por sí mismos, pero abrazarán cada vez más a aquellos que estén dispuestos a hacerlo en su nombre.

La mejor manera de proteger a la democracia liberal contra esta creciente amenaza es movilizar las instituciones que aún funcionan: la prensa, la asamblea pacífica y el proceso electoral. Pero esto debe suceder rápidamente, porque los tres están cada vez más en riesgo. Facebook, Twitter y TikTok son ahora nuestras principales fuentes de noticias ; pero, debido a sus modelos de negocios de “ economía de la atención ”, la ganancia tiene prioridad sobre la verdad. Debido a que las mentiras se difunden más rápido y mantienen la atención por más tiempo que los hechos, en última instancia valen más para las empresas que dependen del tiempo de atención de los usuarios para la publicidad.

Mientras tanto, el derecho de reunión pública está siendo amenazado por nuevas leyes estatales que abren la puerta a cometer actos de violencia contra manifestantes pacíficos. En Oklahoma, por ejemplo, los conductores que golpean, o incluso matan, a alguien con su automóvil ya no serán responsables si están “huyendo de un motín… bajo la creencia razonable de que huir era necesario para proteger al conductor del vehículo motorizado de lesiones graves o la muerte”. La misma medida también crea nuevas sanciones para los manifestantes que obstruyan las calles o el tránsito de vehículos, incluidas multas de hasta $5,000 y hasta un año de cárcel.

De manera similar, en Florida e Iowa, las personas que conducen contra multitudes de manifestantes pueden reclamar inmunidad civil si dicen que actuaron en defensa propia. El peligro que plantean tales leyes debería ser obvio. Un análisis realizado por Ari Weil del Chicago Project on Security and Threats muestra que en 2020, luego del asesinato de George Floyd por parte de un oficial de policía de Minneapolis, hubo 72 incidentes de autos que fueron conducidos contra manifestantes en 52 ciudades en solo un mes. .

Por último, el proceso electoral está siendo amenazado por leyes estatales que podrían autorizar a las legislaturas estatales (dirigidas por republicanos) a ignorar los resultados de las elecciones presidenciales sustituyendo a los electores elegidos por los votantes del estado por sus propios electores del Colegio Electoral. Ominosamente, la Corte Suprema de los EE. UU. hizo un gesto recientemente para respaldar una doctrina legal marginal que inmunizaría a las legislaturas estatales de la revisión judicial estatal o federal, lo que significa que no habría medios legales para bloquear los votos del Colegio Electoral sustituidos legislativamente.

Dadas estas crecientes amenazas, la defensa de las instituciones democráticas centrales (una prensa libre, el derecho a la reunión pacífica y elecciones libres y justas) requerirá no solo un mayor compromiso colectivo sino también valor real.

Se necesitará el tipo de coraje mostrado por los ex esclavos frente a Jim Crow y el ascenso del Ku Klux Klan después de la Guerra Civil. Se necesitará el tipo de coraje que mostraron los activistas de la década de 1960 que lucharon contra los segregacionistas arraigados por los derechos civiles. Y requerirá el tipo de coraje mostrado por las mujeres que lucharon para ganar el voto y que ahora deben luchar de nuevo por el derecho a tomar sus propias decisiones reproductivas.

Lo que está en juego esta vez puede ser más alto que nunca, pero la lección esencial sigue siendo la misma. En una república libre, los derechos fundamentales deben ganarse nuevamente cada vez que la autoridad soberana del estado, que encarna los valores fundamentales que unen a los estadounidenses, se ve amenazada. La violencia que estalla en todo Estados Unidos hoy presiona contra las barandillas del discurso civil y el estado de derecho, poniendo a prueba si la lucha por la identidad compartida, el ideal fundacional del país de E Pluribus Unum («De muchos, uno»), puede continuar pacíficamente.

Te puede interesar:

Los arcos dorados van a la guerra

Richard K Sherwin
Richard K Sherwin
Richard K. Sherwin es profesor de derecho y director del Proyecto de Persuasión Visual de la Facultad de Derecho de Nueva York. Es coeditor (con Danielle Celermajer) de A Cultural History of Law in the Modern Age (Bloomsbury, 2019).

Relacionado

Información al momento

195,491SeguidoresMe gusta
10,568SeguidoresSeguir
8,050SuscriptoresSuscribirte

Últimas notas