martes, abril 13, 2021

Las vías del Metro están electrificadas, ¿mito o verdad?

Cada año, cientos de personas bajan o caen a las vías de los andenes del Sistema de Transporte Colectivo Metro, algunas mueren y otras sobreviven sin mayor afectación. Incluso, en 2019 se dieron casos de animales que descendieron y pudieron ser rescatados.

Entonces, ¿por qué no se electrocutaron de inmediato? En primer lugar no es un mito que las vías estén electrificadas. Por ellas circula un alto voltaje que permite al convoy del Metro desplazarse y tiene la potencia suficiente para matar a una persona.

Este riel tan peligroso se denomina Barra Guía y está ubicado a los costados de las vías, del lado más próximos al andén. Tiene una carga continua de 750 volts.

Es fácil de identificar en la vía del andén con dirección contraria en donde estemos parados dentro de cualquier estación del Metro. Sobresale en altura casi a la mitad del resto de la vía.

Sin embargo, muchas personas que caen a los rieles sí han tocado la Barra Guía cuando intentan subir al andén y no se electrocutan.

 

 

La razón de esto es que todas las estaciones están videovigiladas y cuando se detecta que alguien está en las vías, el protocolo indica que la corriente eléctrica debe desactivarse de inmediato para impedir un accidente fatal.

Un caso que se hizo viral en rede sociales y que demuestra cómo se aplica estas medidas precautorias, sucedió en la estación Tacuba, de la Línea 2, el pasado 31 de octubre. Una mujer en estado de ebriedad bajó a las vías y a pesar de que camino y piso la Barra Guía no se electrocutó, gracias a que la corriente fue interrumpida.

Pero esta medida ha fallado algunas veces, por ejemplo, el 29 de abril, en la interestación de Aragón-Oceanía, cuando una persona trató de cruzar el túnel y terminó electrocutada al tener contacto con la Barra Guía.

También, en 2017, un sujeto se arrojó a las vías de la estación Centro Médico y murió al instante, luego de tocar la Barra Guía, cientos de usuarios que presenciaron la escena fueron desalojados.

Ese mismo año, pero en la estación Pantitlán, un perro que logró meterse a las instalaciones del Metro bajó a las vías y también perdió la vida debido a la descarga eléctrica.

En 2016, se registró otra muerte causada por la Barra Guía del Metro, fue en la estación Cuauhtémoc, con dirección a la terminal Observatorio, de la Línea 1. Un grupo de jóvenes estudiantes jugaba en el andén y arrojaron la mochila de uno de ellos a las vías.

Cuando el joven bajó para recuperarla murió electrocutado de manera instantánea ante la mirada de sus amigos.

Autoridades del Metro advierten a los usuarios no bajar a las vías por ningún motivo. En caso de que algún objeto caiga y se quiera recuperar, lo adecuado es pedir ayuda del personal de vigilancia.

Relacionado

Información al momento

113,755FansMe gusta
2,264SeguidoresSeguir

Últimas notas