miércoles, septiembre 22, 2021

El tradicional rebozo mexicano nació en el Estado de México

Septiembre, el mes en el que se conmemora la Independencia de México, y época perfecta para apreciar los los muchos elementos que distinguen la tradición y la cultura de nuestro país.

Entre todos estos símbolos y elementos, el rebozo ocupa un lugar especial por su gran belleza, funcionalidad, y por ser un ícono inconfundible de nuestra identidad mexicana.

El rebozo es una pieza completamente mexiquense. Un dato poco conocido sobre esta hermosa obra artesanal, es que el rebozo fue confeccionado por primera vez en el municipio de Tenancingo. Además, estos hermosos artículos existen desde la época de la Conquista Española.

Se piensa  que los indígenas mexicanos los usaban ya antes del arribo de los españoles, pero la palabra rebozo no aparece en la lengua hispana sino hasta el año 1562.

Desde entonces, Tenancingo se caracteriza por la elaboración de dicha prenda que, sin duda, ha colocado a la entidad como un referente en los textiles, con diferentes diseños, colores y texturas, que enamoran a propios y extraños.

El rebozo forma parte inseparable del acervo histórico de México y ha alcanzado una posición que va mucho más allá de una moda pasajera, lo que lo consolida en el gusto de la gente de forma permanente.

Al sur de la entidad está Tenancingo, lugar que ha adquirido fama por la perfección y belleza de los rebozos elaborados con gran esmero por sus artesanas y artesanos que, en múltiples ocasiones, han sido galardonados en importantes concursos artesanales.

¿Cómo se elaboran los rebozos?

Las artesanías textiles del Estado de México siguen siendo referente de identidad ya que se elaboran de acuerdo con los procesos ancestrales que vienen de generación en generación y, aunque sus diseños se adecúan a la época y adaptan al mercado, su esencia es completamente natural.

Diversas familias artesanas se dedican a preservar y fomentar la práctica del teñido textil a partir de pigmentos de origen natural, técnicas que han sido heredadas de generación en generación, desde la época prehispánica.

Se utilizan algunos recursos naturales usados por maestras y maestros artesanos para darle color a sus hilos y telas son las flores como añil, peirón, cempasúchil, muicle y té de milpa; musgos como el heno o el zacatlaxcalli; semillas como el achiote; corteza de capulín, palo de Brasil o cáscaras de nogal; insectos como la grana cochinilla; vainas de huizache y minerales como el alumbre y granos de sal, entre otros más.

Cabe mencionar que las cinco etnias que viven en la entidad utilizan los tintes naturales para el teñido de sus vestimentas y la elaboración de sus artesanías.

Parte del proceso para los teñidos es por temporada, realizan la recolección de flores, tallos o cortezas, preparan el tinte con alumbre y agua caliente, posteriormente sustraen los pigmentos y después se dedican al teñido, a través de los baños en su material pueden sacar la gama de colores.

El teñido que se realiza en el Estado de México es principalmente en lana y algodón, todo depende de la pieza artesanal que se vaya a utilizar.

Un claro ejemplo está en los quexquémetl y bordados finos de los mazahuas de Villa de Allende y San Felipe del Progreso, las fajas de la cultura otomí, en Xonacatlán, o el reflejo del rebozo de aroma de Tenancingo.

El rebozo como vestimenta típica

En algunos municipios, como para el pueblo Tlahuica que se encuentra en algunas zonas del Edomex, el rebozo al igual que otros elementos como la lengua y otros símbolos dan pertenencia e identidad a su pueblo

La vestimenta tradicional de los tlahuicas consiste, en el caso de las mujeres, de un chincuete, blusa, rebozo y faja, y en hombres de calzón y camisa de manta, huaraches y faja. Esta vestimenta se sigue portando con orgullo.

  • Algunos eventos populares para celebrar el rebozo en el Edomex
  • Concurso Nacional de Textiles y Rebozo
  • Feria Nacional del Rebozo
  • Feria del Obispo en Tenenacingo, cuna del rebozo

¿Dónde comprar los rebozos?

Las artesanías del Estado de México son piezas únicas, creadas por maestras y maestros del arte popular, una está elaborada a mano, lo que le da un toque autentico y especial.

Estas piezas se pueden encontrar en las Tiendas de Artesanías Casart, donde el Instituto de Investigación y Fomento de las Artesanías del Estado de México (IIFAEM), promueve la comercialización de artesanías.

Además de hacer ventas a través de diferentes plataformas como Amazon, Mercado Libre y WhatsApp, enviando un mensaje al 722-148-6220.

También te puede interesar:

Visita Tenancingo, la tierra de las flores

Se extingue la tradición artesanal en Taxco

Danae Valdés
Escribo notas e historias de la ciudad | Estudié Letras en la UNAM y luego Periodismo de Investigación en CIDE e Ibero | Antes: Ciencia UNAM y El Universal.

Relacionado

Información al momento

114,286FansMe gusta
7,403SeguidoresSeguir

Últimas notas