lunes, agosto 8, 2022

Así podrás comprar el cubrebocas antibacterial diseñado por la UNAM

Pronto podrás adquirir un cubrebocas antimicrobiano y antibacterial desarrollado por investigadores de la UNAM a un bajo costo.

El invento se anunció a través de la Gaceta de la UNAM, en ella se publican cada semana temas y hallazgos relevantes en la universidad.

La doctora Sandra Rodil y su equipo del Instituto de Investigaciones en Materiales creó un cubrebocas antimicrobiano con un material registrado como SakCu.

El nombre fue elegido porque Sak en maya significa plata y Cu es la sigla del elemento cobre, metales ambos biocidas.

El cubrebocas SakCu está hecho de tres capas. La externa y la interna son de algodón y la intermedia está formada por nanocapas de plata-cobre depositadas en polipropileno.

La doctora Sandra Rodil de la UNAM desarrolló este modelo en colaboración con el Hospital Juárez | Foto: Gaceta UNAM.

Además, tendrá costos más bajos que otros dispositivos gracias a que su fabricación sería con sistemas de termosellado para abatir costos. La nanocapa de plata-cobre se depositará en poliéster, que sería la capa externa y la interna sería “tipo SMS”, similar a la que trae un cubrebocas quirúrgico.

Se utilizaron esos metales por sus comprobadas propiedades antivirales, antibacteriales e incluso antifúngicas.

Como se vio al inicio de la pandemia (The New England Journal of Medicine 382;16 (2020)), las superficies de cobre son las que más rápidamente reducen al virus que causa la infección por la Covid 19.

Al usar una mezcla de plata-cobre formando una nanocapa de espesor entre 30 y 40 nanómetros, se ofrece una doble protección contra el virus y bacterias

El cubrebocas fue hecho en la UNAM con el apoyo de la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México.

También lee: ¿Sirve el gel antibacterial contra el coronavirus?

Para probar su eficacia, se colocaron gotas con el virus tomadas de pacientes positivos a la Covid-19 sobre la película de plata-cobre depositada en polipropileno.

Se observó que, según la concentración viral, si era mucha, el virus desaparecía en más de 80 por ciento en unas ocho horas y si la carga viral era baja, en dos horas no se detectaba nada del ARN del virus. Al contacto con la nanocapa de plata-cobre, la membrana del SARS-CoV-2 se rompe y se daña su ARN.

Cubrebocas probado en el Hospital Juárez

Con el mismo hospital se probó en una superficie de nanocapas de plata-cobre la viabilidad de un grupo de cinco bacterias de origen hospitalario, agrupadas en la sigla ESKAPE y que causan las infecciones nosocomiales. “Casi todas ellas a partir de cuatro horas eran eliminadas al cien por ciento”.

Además del cubrebocas SakCu con triple capa (cosido en una maquiladora), se proyecta fabricar un cubrebocas tipo quirúrgico, que se podrá lavar “tres a cinco veces”.

El técnico académico del IIM, Carlos Ramos, se modificó el equipo de depósito para que fuera posible fabricar de manera continua 20 metros de nanocapas de plata-cobre y en varios depósitos se produce suficiente material para producir al menos 200 cubrebocas al día.

El SakCu, un cubrebocas que “tiene ciencia y tecnología”, y cuyos primeros usuarios han sido el equipo de Sandra Rodil, personal del Instituto de Investigaciones en Materiales y miembros de la Sociedad Mexicana de Materiales.

Pronto podrás comprarlo en la Tienda UNAM de Ciudad Universitaria.

También lee:

Niños hacen casitas para perros con materiales reciclados 

Danae Valdés
Danae Valdés
Escribo notas e historias de la ciudad | Estudié Letras en la UNAM y luego Periodismo de Investigación en CIDE e Ibero | Antes: Ciencia UNAM y El Universal.

Relacionado

Información al momento

195,491SeguidoresMe gusta
9,978SeguidoresSeguir
8,010SuscriptoresSuscribirte

Últimas notas