martes, abril 13, 2021

Los cadáveres en el closet de Salvador Cienfuegos

El General Salvador Cienfuegos, quien fuera Secretario de la Defensa Nacional en el sexenio de Enrique Peña Nieto, fue detenido en el Aeropuerto de Los Ángeles, en Estados Unidos, la noche de este jueves 15 de octubre. La confirmación fue hecha por el Canciller Marcelo Ebrard, con información del embajador Christopher Landau.

Salvador Cienfuegos Zepeda es uno de los personajes más polémicos del gabinete de Peña Nieto, debido a la participación de las fuerzas armadas bajo su cargo, en casos como Tlatlaya y Ayotzinapa.

Además, en los últimos años, se ha encontrado evidencia de que el General Cienfuegos, estuvo involucrado en desvíos por varios  millones de dólares, tanto en el gobierno de Felipe Calderón, como en el de Peña Nieto.

Tlatlaya y Ayotzinapa

Al frente de las fuerzas armadas de México, el polémico ex secretario siempre se mantuvo firme en que el ejército no había incurrido en actos de abuso de autoridad en los hechos de Tlaltlaya, ocurridos en 2014 y que son recordados, junto a la desaparición de los 43, como una de las mayores masacres del siglo XXI en el país.

Fue en la madrugada del 30 de junio de 2014, en que el ejército mexicano irrumpió en una bodega ubicada en el poblado San Pedro Limón, Tlatlaya, Estado de México. Las versiones oficiales señalan que encontraron a gente armada y tras un intercambio de disparos, los militares ingresaron al lugar y hallaron a 22 personas muertas y cinco vivas; dos de ellas presuntamente estaban secuestradas.

Sin embargo, las investigaciones hechas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) refutan esa versión y aseguran que esa noche fueron los militares quienes ejecutaron a los 22 individuos, luego de una serie de abuso de autoridad y torturas.

Los cadáveres, asegura la CNDH, fueron movidos para simular que murieron en combate y se torturó a los sobrevivientes para hacer declaraciones que libraran al ejército de la culpa. Salvador Cienfuegos negó las acusaciones y dijo que se trataba de un movimiento para dañar la imagen de los militares.

Constantemente, concedió entrevistas a medios de comunicación para exigir justicia por lo ocurrido en Tlatlaya y aseguró que si los militaron dispararon esa noche, fue en defensa propia y exigió reconocer su inocencia.

Meses después, en septiembre de 2014, el ejército mexicano nuevamente se vería inmiscuido en otro caso que hoy en día aun no tiene respuesta. Se trata de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Si bien, Salvador Cienfuegos siempre negó la participación del ejército en la desaparición de los estudiantes, ocurrida entre el 25 y 26 de septiembre de 2014, en Iguala, Michoacán, algunas investigaciones posteriores sugieren que el 27 batallón de Iguala si estuvo presente en los hechos.

El ejército mexicano, bajo su mando, bloqueó algunas de las primeras líneas de investigación, las cuales eran fundamentales para descifrar el paradero de los estudiantes: “no puedo permitir que interroguen a mis soldados que no cometieron hasta ahorita ningún delito”, justificó varias veces Cienfuegos el silencio de sus tropas.

Desvío de dinero en la Defensa Nacional

Una investigación hecha por el periódico El País indica que la Defensa Nacional desvió más de 240 millones de pesos en pagos para la empresa DRM Aceros Internacional, entre 2013 y 2016, con Salvador Cienfuegos como titular de la dependencia y Peña Nieto al frente del ejecutivo.

El 2018, las autoridades hallaron que DRM Aceros Internacional no existe. Se trata de una empresa fantasma que no tiene ni oficinas, estructura, ni empleados.

Todos los recursos que se le pagó a esta empresa, se etiquetaron como compras de insumos para la elaboración de municiones, armas y equipo para el ejército mexicano.

También, entre 2007 y 2018, la Defensa Nacional también dio diferentes contratos para obras civiles y militares a empresas que incumplieron con los requerimientos, de acuerdo con una investigación hecha por El Universal.

Se encontraron 181 obras con contratos inconsistentes, de las cuales tan solo 17 representan daños al herario público por más de 890 millones de pesos. La mayoría de las adjudicaciones fueron hechas de manera directa, sin licitación.

La nota de El Universal indica que al menos 25 de las 100 empresas con contratos millonarios del ejército fueron creadas unos meses antes de la adjudicación de los mismos, sin contar con estructura, oficinas, ni personal y 9 de ellas fueron disueltas semanas después de prestar el servicio.

Lee también

AMLO anuncia investigación a “consentidos” de Peña Nieto

 

 

 

 

 

 

Relacionado

Información al momento

113,755FansMe gusta
2,264SeguidoresSeguir

Últimas notas