lunes, agosto 2, 2021

Porfirio Díaz: Pude reprimir la Revolución, pero no quise

Porfirio Díaz es un personaje polémico en la historia de México, estuvo presente en muchas etapas decisivas del país. Por ejemplo, en la Revolución Mexicana, periodo lleno que dejó anécdotas a lo largo de todo el país. 

La historia de cómo el General Porfirio Díaz destaca llegó a convertirse en el dictador de México es muy conocida. Su gobierno se prolongó por más de 30 años y el país tuvo progresos importantes en materia económica, industrial y desarrollo tecnológico, sí.

Pero, desafortunadamente, también se caracterizó por acrecentar la desigualdad y pobreza en que vivía la mayor parte de la población mexicana, el autoritarismo, la violencia, así como la falta de democracia en las decisiones políticas.

 

 

La renuncia

El 20 de noviembre de 1910 Francisco I. Madero se levantó en armas ante una nueva reelección de Porfirio Díaz. La guerra revolucionaria estalló en diferentes partes del país y culminó con el exilio del general.

Acorralado por la insurgencia encabezada por Madero, el Porfirio Díaz decidió no seguir involucrado en el conflicto y renunció a la presidencia el 25 de mayo de 1911.

Por tanto, envió una carta a la Cámara de Diputados que, entre otras cosas, da su versión de los hechos con los siguientes párrafos:

  • El Pueblo mexicano, ese pueblo que tan generosamente me ha colmado de honores, que me proclamó su caudillo durante la guerra de Intervención… ese pueblo, señores diputados, se ha insurreccionado…
  • No conozco hecho alguno imputable a mí que motivara ese fenómeno social…
  • …como siempre he respetado la voluntad del pueblo, vengo ante la Suprema Representación de la Nación a dimitir sin reserva el encargo de Presidente Constitucional de la República…
  • ….retenerlo sería necesario seguir derramando sangre mexicana, abatiendo el crédito de la Nación, derrochando sus riquezas, segando sus fuentes y exponiendo su política a conflictos
  • internacionales….

La partida del General

Tras renunciar a la presidencia, Porfirio Díaz vivió una semana más en la Ciudad de México y luego emprendió el camino en tren hacia el puerto de Veracruz. Los registros indican que en el camino hubo 21 cañonazos lanzados por el ejército en su honor y se entonó el Himno Nacional.

Finalmente se embarcó en el Ipiranga el 31 de mayo de 1911 rumbo a Europa y a México nunca volvió. Se estableció en un departamento de Francia, pequeño a comparación de los lujos con los que vivía en el Castillo de Chapultepec.

El arrepentimiento

Entre las cartas que enviaba el General Porfirio Díaz a familiares y viejos colegas, destaca una escribió a Enrique Fernández Castelló, que era pariente de su esposa y gran amigo suyo.

Como se mantenía al tanto de todo lo que ocurría en México y se enteraba de los conflictos potsrevolucionarios, culpaba a Madero de no ser capaz de mantener en orden las fuerzas federales y de la crisis política.

Así que en 1914 plasmó en dicho documento que se sentía arrepentido de no detener la Revolución. Algunas de las ideas que escribió fueron:

  • En cuanto a las plagas que afligen al pobre México, nada de lo ocurrido hasta hoy es tan grave como lo pronosticado…
  • …ahora siento no haber reprimido la revolución, tenía yo armas y dinero; pero ese dinero y esas armas eran del Pueblo, y yo no quise pasar a la historia empleando el dinero y las armas del pueblo para contrariar su voluntad…
  • Digo que siento no haberlo hecho porque a la felicidad nacional debí sacrificar mi aspecto histórico…

La muerte

Don Porfirio continúo con una vida tranquila en Europa visitando lugares históricos de España, Alemania, Francia y también de Asia y África. Una de las postales más conocidas de su exilio es sobre él montando un camello frente a las pirámides de Egipto.

 

Un año después de escribir la carta, el dictador mexicano murió en París. Fue el 2 de julio de 1915 y eran las 6:32 pm. En años posteriores sus familiares dijeron en los últimos momentos de vida, el general comenzó a tener alucinaciones y no paraba de llamar a su ‘Nicolasa’.

Actualmente, los restos de Porfirio Díaz descansan en el cementerio parisino de Montparnasse y su tumba es visitada por historiadores y algunos mexicanos

 

¿Te gustan los temas de historia?

Aquí puedes encontrar más:

Mariano Escobedo, el mexicano que hizo rendir a Maximiliano

José Vasconcelos, creador del lema y escudo de la UNAM

Cómo el Edomex perdió la mitad de su territorio

¿Quién es Tláloc, el Dios al que agradecemos que llueva?

Síguenos en redes sociales

Facebook: Datanoticias

Twitter: @datanoticias

Mira este vídeo

 

 

Relacionado

Información al momento

114,286FansMe gusta
5,254SeguidoresSeguir

Últimas notas